Reflexión sobre los verbos reflexivos en español

  • by

Yo me baño. Yo me aburro. Yo me llamo. Éstas son tres similares estructuras reflexivas que en esencia son totalmente diferente.

Primera clase con verbos reflexivos y comienza un nuevo reto. Para los profesores explicarlos y para los estudiantes usarlos.

Y es que, en español, el concepto de verbos reflexivos varía del tradicional. Vamos a reflexionar sobre eso.

Así que mientras los profesores pensamos que comprender nuestras formas reflexivas es muy importante, los estudiantes piensan que es muy complejo. Y eso, no me extraña, por dos razones.

Una, porque los llamados verbos reflexivos no son tales sino solamente cuando el sujeto es el mismo que recibe la acción del verbo.

En yo me acuesto muy tarde hay reflexividad.

En yo acuesto a mi hija no hay.

Entonces el verbo acostar no es reflexivo, sino que admite reflexividad. 

Cuando los diccionarios dicen que un verbo es reflexivo, no es tan así. Lo cierto es que el verbo puede ser reflexivo y tendrá que usarse con el pronombre respectivo repito, sí y sólo sí, el sujeto -la persona que realiza la acción- es el mismo que el objeto -en quien recae la acción-. Esta es la primera lección que te doy.

La segunda razón, y lección viene de la siguiente pregunta.

¿Si la definición de reflexivo es que el sujeto es la misma persona que el objeto, por qué los verbos como aburrirse, sentirse, ponerse, preocuparse, molestarse, son catalogados como reflexivos?

Pregunta lógica que hacen muchos estudiantes de español. Y otra pregunta igual, pero para otros tipos de verbos.

¿Si la definición de reflexivo es que el sujeto es la misma persona que el objeto, por qué los verbos como llamarse, irse, llevarse, meterse, ocuparse son catalogados como reflexivos?

Y la respuesta que se da, incluso de muchos profesores, puede ser o muy compleja o muy vaga.

Y empeora el panorama que haya divergencia entre diccionarios y autores con una cantidad de verbos como esos de esas dos preguntas que algunos los siguen llamando reflexivos pero que otros los sacan de esa categoría y los llaman pronominales.

Llamarlos pronominales es crear una categoría para verbos que necesitan usarse con pronombres, los mismos pronombres con los que formamos los reflexivos, pero para tipos de verbos que no responden al concepto de reflexivos del sujeto igual al objeto.

Entonces, en nuestras clases de español, hemos preferido hacer tres categorías distinguidas con lógica simple que siempre les facilita el aprendizaje a nuestros estudiantes. Hemos descartado la idea de dar una sola definición de verbos reflexivos, para después ampliarla o flexibilizarla dudosamente.

  1. Verbos que son o no reflexivos.

Dormirse, duchase, afeitarse, acostarse, levantarse, mirarse, despertarse, llamarse, negarse, perderse, quitarse, retirarse.

Recuerden que, como dijimos antes, serán reflexivos solo si sujeto y objeto son la misma persona.

2. Verbos de movilización emocional interior al sujeto.

Aburrirse, encontrarse, ponerse, sentirse, ilusionarse, sorprenderse, emocionarse.

Este tipo de verbos son un tipo de reflexivo porque, aunque no sigue exactamente el principio del concepto la acción del verbo ocurre como un proceso emocional interior al sujeto.

3. Verbos que cambian de significado.

Irse, llevarse, meterse, ocuparse, parecerse, ponerse, referirse.

Definitivamente, nada más lejos de un reflexivo que esto, pero lo que sí es similar es que usan el mismo pronombre. Unos lo usan para expresar reflexividad, otros emocionalidad, y estos los usan para cambiar de significado.

Nuestra recomendación es:

Escribe esas tres categorías y tenlas a mano durante un tiempo mientras te familiarizas con estas estructuras de verbo que suelen actuar con pronombres y cuando encuentres un nuevo verbo de esta clase piensa siempre con cuál de esas tres está relacionado.

De hecho, hay otros verbos que no entrarán exactamente tampoco en estas tres categorías. Pero que explicándolos en torno a ellas podrás justificar mejor y comprender mejor.

Recuerda que el español es una lengua de tendencia pronominal. Tenemos muchos pronombres y distintos usos de ellos, de hecho si existe la posibilidad de una estructura con o sin pronombre preferimos con pronombre.

¿Me expliqué? Este es un ejemplo de este tipo de verbos y una pregunta real, así que coméntanos aquí.

Hasta pronto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *