5 Razones por las que el estudiante de nivel intermedio se siente estancado.

”¡Siento que no avanzo¡”

Esa es una expresión que escucho permanentemente en mis estudiantes de los niveles B1 y B2. De mi lado la apreciación es absolutamente antagónica, especialmente si han estudiado conmigo desde sus inicios. Cuando lo dicen, me sonrío con cierta picardía y les explico por qué lo sienten.

Lo mismo haré ahora.

Entrar en el nivel intermedio es un gran avance. Muchos aprendices, de hecho, se conforman con llegar a él porque es un nivel de comunicación funcional. Ya pueden comunicarse en un viaje de turismo, tener una conversación breve con colegas, leer formularios, hacer solicitudes… Para ellos es suficiente.

Pero quienes están convencidos de desear ser bilingües y cursar todos los niveles encuentran que en estos B1 y B2 poco avanzan, te explico algunas de las razones.

Las causas del estancamiento en cualquier nivel pueden ser varias: la falta de claridad en el objetivo, tener objetivo poco realista, una estrategia poco adecuada respecto al objetivo, la imposibilidad de medir los progresos, falta de dedicación, estar en un nivel inadecuado o haber hecho un sobreesfuerzo sostenido. Pero, como es el caso del que quiero hablarte, también puede ser una percepción propia del nivel intermedio.

A manera de reflexionar contigo listo 5 ámbitos en el proceso de aprender una lengua y los razono brevemente.

1. CONOCIMIENTO.

En los niveles A1 y A2 todo es nuevo, absolutamente todo, de manera que cada día estás consciente de lo que aprendes. En los niveles B1 y B2 intercalas refuerzo con aprendizaje. Recuerda que las tres fases de aprendizaje de una lengua es adquisición, desarrollo y uso. Sientes que reforzar no es importante y si sólo refuerzas pareciera que esa clase no cuenta. Pero el refuerzo es clave para el aprendizaje real de la lengua, porque adquirir es sólo el inicio del proceso.

2. CORRECCIÓN.

En los niveles B1y B2, puesto que hablas más y estás más expuesto a materiales extensos, tus posibilidades de errar son más constantes y notas con frustración que el profesor te corrige más que antes, incluso lo que crees que es obvio, como los verbos ser y estar. Pero no, el uso de esos verbos ahora es en contextos más complejos, hasta de tiempos. Así que, ya sabes, serás más corregido porque tienes más material en uso.

3. COMPRENSIÓN.

Sientes frustración cuando escuchas audios en contextos reales porque, aunque entiendes las ideas centrales no accedes a las formas de expresión. Pero no te percatas de que en los niveles A1 y A2 los audios eran artificiales y extremadamente cortos. Que ahora comprendas uno real es un gran avance. Y sí, va a ser muy difícil ir midiendo cuánto más comprendes cada día, sólo ocurrirá, y al salir de este nivel tu comprensión no será absoluta, pero sí muy satisfactoria.

4. CONVERSACIÓN.

El nivel intermedio es el de la conversación por excelencia. Cuando estabas en A1 y A2, aunque te hacíamos hablar tenías pocos recursos para mantener una conversación, ahora tienes los suficientes para no necesitar cambiar a tu lengua materna. Sin embargo, pasa que ahora estás mucho más consciente de los errores que cometes. También notas cuando te detienes a tratar de recordar un recurso lingüístico, o cuando sabes que necesitas uno que no has almacenado todavía. ¿Pero ves que ahora puedes estar conversando durante toda la clase con tus compañeros? Ya no sólo respondes preguntas en un juego de ping pong con tu profesor, te has vuelto independiente de él en tu interacción con tus compañeros. Y tener esa práctica cada día no es sinónimo de estar estancado, es signo de un progreso que merece tomarse un tiempo para también subir a otro peldaño en el camino a la fluidez.

5. COMPLEJIDAD DE LO CORRECTO Y NATURAL.

En este nivel, cuando llega un aprendizaje nuevo, es complejo. Estos son los niveles de las oraciones complejas y compuestas, del subjuntivo, de profundizar en detalles, de cuidar las categorías menores en las estructuras, de las derivaciones de palabras, de los ̈depende ̈ y las excepciones. De abandonar el habla marcada y artificial e ir en la búsqueda de la fluidez y lo natural. Puedes sentir gran frustración si sientes que, algunas veces, ahora es más difícil que en el comienzo, y es natural. En el comienzo, todo estaba bien, aunque estuviera mal, lo importante era almacenar recursos medianamente concatenados, y usarlos de inmediato. La corrección se reservaba para lo muy relevante. Ahora, la búsqueda de lo correcto y natural nos hace hacer uso de cierta información que ocultamos en otro momento y sobre lo cual creías tener dominio. Por ejemplo, si antes decía: Lo importante es que come bien, ahora nos preguntaremos si la forma correcta será que come o que coma. Si antes decías: ayer tomé dos botellas de vino ahora te pediremos decir ayer me tomé dos botellas de vino, aunque el pronombre no parezca tener alguna explicación gramatical lógica.

¿Qué tal ahora? Ésta es sólo una pequeña revisión del porqué tienes esa extraña sensación de estancamiento cuando estás entre los B.

Puedes revisar tus causas y si son éstas de percepción que te compartimos no te inquietes, estás en el nivel correcto y estas aprendiendo mucho más de lo que tu consciencia es capaz de registrar.

También te recomiendo, para aliviar esa sensación de estancamiento, hacer recuentos frecuentes de qué estás aprendiendo o reforzando en cada clase. Llevar clara una agenda no sólo de contenidos vistos sino de objetivos comunicativos alcanzados cada día. Eso te dará aún más seguridad.

Estar en el nivel correcto es muy importante, si estás en uno más bajo te aburrirás y si estás en uno más alto te frustrarás.

Confía en el proceso y déjate sorprender por tu progreso.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *